Lavador de gases de combustión

Una característica importante en ATM es la gran columna de vapor blanco procedente de la chimenea. La columna blanca en realidad es una señal de que todos los contaminantes han sido eliminados de los gases de combustión antes de su emisión a la atmósfera. Tenemos un lavador de gases de combustión que garantiza bajas emisiones y que asegura que cumplimos con los requisitos ambientales más estrictos.

Proceso de tratamiento

Los gases de combustión se extraen del horno giratorio de la planta de recuperación térmica y se incineran completamente en la cámara de post-combustión. Después, los gases de combustión se enfrían mediante refrigeración por aire y refrigeración por agua. El enfriador de aire (LUVO) se utiliza para recuperar la mayor parte del calor de los gases de combustión. El calor recuperado se reutiliza en otro lugar del emplazamiento en forma de vapor y agua caliente. Una vez enfriados los gases de combustión, se encaminan a través de un filtro electrostático, en el que se eliminan las partículas de los gases de combustión. Después del filtro electrostático, los gases de combustión son dirigidos a través de cuatro scrubbers que eliminan los componentes ácidos. Una vez completado todo el proceso de lavado a través de los scrubbers, los gases de combustión se encaminan a un recipiente de coalescencia. En esta unidad se eliminan, una vez más, las partículas y la humedad de los gases de combustión.

Calidad de los gases de combustión

Finalmente, los gases de combustión lavados salen por la chimenea, donde se monitorizan. ATM monitoriza continuamente la calidad de los gases de combustión. Las autoridades gubernamentales controlan también la calidad de manera regular.

Otras conexiones

Nuestros tanques de almacenamiento y la unidad de desgasificación también están conectados a este sistema y por lo tanto no generan ningún tipo de emisiones directas al medio ambiente. El denominado aire de desplazamiento liberado cuando se llenan los tanques, es descargado y destruido.