Pirólisis

Los residuos químicos envasados, así como el sedimento producido por la planta de tratamiento de fangos, se tratan en la planta de pirólisis. Los residuos, incluyendo los envases, se trituran mediante dos trituradoras. La parte esencial de la planta consta de dos hornos no rotatorios ubicados en el centro. Un tornillo sin fin transporta los residuos triturados hasta estos hornos. En ellos, el material se calienta a una temperatura elevada en un entorno sin oxígeno. Debido al hecho de que se admite muy poco oxígeno, el material no se quema totalmente, sino que se convierte parcialmente en un gas combustible. El gas se canaliza a la planta de recuperación térmica donde se utiliza como combustible.

¿Busca una solución para sus residuos?

Materiales residuales

En consecuencia, la planta de pirólisis no produce emisiones directas a la atmósfera debido a la conexión energética. Los materiales residuales que se producen consisten, por un lado, en chatarra metálica proveniente del embalaje, que se recupera magnéticamente para su reutilización. Por otro lado, el resto de los materiales residuales que quedan se retiran para su posterior tratamiento o se transportan a un vertedero.