Procesamiento de aguas residuales y fangos

El fango oleaginoso tratado por ATM consta de mezclas que contienen aceites, agua y sedimentos en varias proporciones. Separamos estas tres fracciones con la ayuda de la tecnología de decantador. Un decantador es un tipo de tambor giratorio que, a través de medios de centrifugación, separa las diversas sustancias entre sí. El sedimento pesado se deposita en el fondo, todas las sustancias oleaginosas suben a la parte superior y las aguas residuales se encuentran en entre estas dos capas.

Siguiente etapa de tratamiento

A continuación, se encaminan estas tres corrientes desde el decantador a la siguiente etapa de tratamiento. El sedimento se trata en otra planta del emplazamiento de ATM, la planta de pirólisis. Los aceites extraídos se utilizan como combustible para la planta de recuperación térmica. Las aguas residuales restantes se dirigen a la planta de purificación de aguas residuales: a través de la unidad de floculación flotante (FFU) para la purificación biológica de aguas residuales.

¿Busca una solución para sus residuos?

Unidad de floculación y flotación (FFU)

Las aguas residuales contaminadas es conducida hacia una gran balsa de asentamiento en la FFU. Se añaden al agua coagulantes y floculantes; estos producen la floculación de los elementos no disueltos en el agua. Por ejemplo, pequeños elementos oleaginosos y partículas sólidas flotantes, tales como metales pesados. A continuación, se inyectan burbujas de aire en el agua a las que se adhieren los flóculos y flotan en la superficie (flotación), donde pueden ser desespumados. Después de esta etapa de prepurificación, el agua residual contiene todavía componentes orgánicos disueltos. Estos deben ser tratados biológicamente.

Purificación biológica de aguas residuales

ATM cuenta con reactores para este fin que contienen una gran cantidad de fangos biológicamente activos. Este fango contiene bacterias que, debido a la adición de oxígeno puro, pueden absorber los materiales residuales y convertirlos en agua, dióxido de carbono y nitrógeno.

El agua limpia se descarga desde el reactor con la ayuda de un filtrado por membranas, mientras que las bacterias quedan atrás. Tras el análisis, el agua purificada puede descargarse en el sistema de alcantarillado normal.